Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Uno de los más grandes desafíos de las fábricas y diferentes industrias es la protección de las manos de sus trabajadores

Cualquier sector industrial o fábrica tiene peligros para la salud de los trabajadores. Este artículo está enfocado en el cuidado de manos, ya que si no se aplican los procesos de seguridad adecuados y se promulga el uso de elementos de protección personal – EPP, como guantes idóneos según el riesgo, podría acarrear enfermedades o graves accidentes. 

El Consejo Colombiano de Seguridad ha informado sobre diferentes peligros y siniestros en los que las manos se ven comprometidas de manera frecuente. Uno de los tipos más comunes son las lesiones por contacto, las cuales resultan por el roce, fricción o el contacto con disolventes, ácidos, soluciones de limpieza, líquidos inflamables y otras substancias que pueden causar quemaduras o lesionar los tejidos. Para protegerse contra este tipo de lesiones, se deben tener en cuenta las recomendaciones de las etiquetas del producto, utilizar los guantes adecuados o cremas protectoras y lavarse las manos frecuentemente.

En Vadel® se ha desarrollado un completo portafolio de guantes de protección certificada, según los ambientes que representan riesgos para operarios dependiendo de los procesos y productos: riesgo biológico, químico y físico, además de un completo portafolio de guantes limpios para la obtención de procesos y productos de calidad: 

  • Casa SHIELD Scientific®: gama de guantes de nitrilo y látex, certificados y especializados para diferentes entornos donde no solo se necesita la protección del usuario, sino de los procesos y sus productos; sin dejar de lado la comodidad para maniobrar en las largas rutinas de trabajo que exigen, reduciendo la fatiga de las manos.

Guantes para aplicaciones médicas, industriales y de laboratorio: en sus diferentes líneas SHIELD Scientific® representan el más alto estándar en calidad en la manufacturación de los guantes, con un sistema de codificación de colores: verde, naranja y rojo, que permite seleccionar el tipo de guante correcto en cada tipo de actividad. Con la tecnología patentada twinSHIELD™, que significa utilizan dos capas para reducir el riesgo de contaminación, rasgaduras y pinchazos.

Guantes para ambientes controlados como salas blancas (espacios cerrados que minimizan la cantidad de contaminantes como bacterias y partículas en el aire y en las superficies, al mismo tiempo que controlan la temperatura, la humedad y la presión del aire), guantes que superan las expectativas de limpieza necesarias para mantener estándares de calidad superiores, que han sido sometidos a múltiples lavados con agua desionizada (DI, DI+ y DI++) de acuerdo al nivel de limpieza necesaria según las exigencias del área limpia.

  • Casa Grippaz®: guantes semi-desechables que, en la mayoría de las aplicaciones, se pueden utilizar durante todo un día o durante un turno si es necesario. Fabricados con formulaciones especializadas de NBR (caucho de nitrilo butadieno). El aspecto innovador del producto es que un patrón de agarre de escamas de pez, está grabado en las superficies exteriores de los guantes que son ambidiestros. El patrón de agarre exterior proporciona agarre contra el objeto que se sostiene, también está grabado en el interior de los guantes, lo que ayuda a evitar el deslizamiento contra la piel y reducir la sudoración.

Grippaz® especializados y certificados para uso en industrias: recomendados para la ingeniería automotriz, procesamiento de alimentos, limpieza en lugares con riesgo de contaminación biológica y la construcción.

Muchas veces las empresas no saben distinguir qué tipo de guantes son apropiados según su función. Desde Vadel® recomendamos que por medio de las certificaciones se elijan los guantes a utilizar en una industria determinada, ya que estas son las que demuestran si son aptos o no según el tipo de ambiente de trabajo, pues cada tipo de protección exige unos mínimos de resistencia a la tracción y a la perforación que garantice la integridad del mismo en situaciones normales de trabajo. 

La elección debe ser realizada por personal capacitado y requerirá un amplio conocimiento de los posibles riesgos del puesto de trabajo y de su entorno, teniendo en cuenta la participación y colaboración del trabajador que será de alta relevancia.

El empresario debe confeccionar una lista de control, con la participación de los trabajadores, para cada sector de la empresa o ámbito de actividad que presente riesgos distintos.

De igual manera, el uso adecuado de los guantes está basado en los protocolos establecidos por cada entidad, así como hay procesos que permiten el uso de un único guante para varias horas de trabajo, existen procesos más complicados por el tipo de sustancias manejadas, esto implica un cambio más recurrente.

Ahora bien, este es un tema que no solo compete para la salud de los trabajadores, también lo es para la protección del consumidor final. En el desarrollo de procesos de industrias como la farmacéutica y limpieza, esto facilita que no se presente la presencia de partículas extrañas en el producto final, por eso es fundamental contar con artículos de calidad y, por consiguiente, que lleguen al consumidor o usuario de la forma inocua para no afectar su salud. 

Un guante es un Equipo de Protección Individual (EPI) destinado a cuidar de manera total o parcial la mano en el lugar de trabajo, estas extremidades pueden hallarse expuestas a riesgos a acciones externas y, también es posible, que se generen accidentes a causa del no uso o la mala elección del propio guante, por esta razón en los protocolos de seguridad industrial y bioseguridad se detalla el uso de ellos como obligatorio, siempre dependiendo de la labor a realizar y de riesgo existente, el no hacerlo puede acarrear sanciones. 

Según la resolución 0312 de 2019 del Ministerio del Trabajo los objetivos generales del Sistema General de Riesgos Laborales son la promoción de la seguridad y salud en el trabajo -SST y la prevención de los riesgos laborales para evitar accidentes de trabajo y enfermedades laborales, donde las empresas son las primeras responsables de conseguir un entorno seguro de trabajo, y también sobre ellas recaen las sanciones en caso de no cumplir las medidas de seguridad adecuadas. 

Los laboratorios que manejan sustancias biológicas y peligrosas están obligados a dotar a su personal con guantes que cumplan con todos los criterios de protección biológica. Al igual que las industrias que manejan sustancias químicas, y aquellas donde los trabajadores estén expuestos a riesgos mecánicos como exposición al fuego, frío o tienen riesgo de corte.